Translate

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Silencio

El silencio

11 años.

Siempre fue el mayor de los desprecios. ¿Por qué? Me preguntaba. ¿Qué he hecho? ¿Qué puedo mejorar? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

Días y días de silencio.

11 años.

El silencio implica muchas cosas. No solo es desprecio. Es la ausencia de todo. La confirmación de la nada. Nunca intentó arreglar las cosas con amor y paciencia, con palabras. Siempre con silencio. Jamás se disculpó. Si yo hacía algo mal… silencio. Si lo hacía él… silencio.

Meses de silencio.

11 años.

El silencio nunca arregló nada. Era la manera de huir, de evadirse y esconderse. Terminaba de repente y tampoco traía cariño cuando terminaba, ni comprensión, ni nada. Pasábamos a la “fase de transición”, esa en la que cualquier cosa podía pasar. Si yo era comprensiva y normalizaba… terminaba todo. Si intentaba hablar y solucionar temas o quería cariño… volvíamos al silencio.

A la vuelta del silencio nunca cambiaba nada.


12 años y medio.