Translate

jueves, 22 de mayo de 2014

Lo Imposible

Hoy no es un gran día.

A veces no calculo el efecto que tienen las palabras y las opiniones en las personas. Creo que debería volver a ser como antes. Escuchar, sin decir nada, esperar nada. No compartir nada de lo que pasa por mi cabeza. Pero era tan infeliz, me sentía tan increíblemente sola, rara, insatisfecha…

A mi, como a todo el mundo, me afectan las conversaciones, sobre todo cuando son importantes, con gente importante.

Llegué a la conclusión equivocada. Como me pasa muchas veces. Pensé cambiar yo, cambiar para bien, dejar de impedirme soñar, confiar, tener esperanza. Pasar de comerme la cabeza. Disfrutar de lo que nunca había tenido. Dar tiempo al tiempo. Dejar de pedir cosas que no podía tener. Apreciar lo maravilloso que tenía.

No me di cuenta de que no llegábamos a la misma conclusión. Me equivoqué.

Lo se. Soy lo que soy. Mi vida, mis “pequeñas” responsabilidades… Hace años que me di cuenta de que estaba sola y siempre lo estaría. Pero ¿quién puede rechazar que le den lo que anhela…? ¿cómo decir que no?.

Me siento estúpida. No puedo decir que no me lo advirtieran, lo hicieron una y otra vez. Pero no quise hacer caso. Busqué una respuesta diferente, una que me gustara más. Al final, solo la gente de fuera es capaz de ver lo que tú no ves.

Ahora abrirá los ojos y verá la realidad. Esa de la que ya le han hablado. “Sal corriendo”. Y eso hará. Y yo volveré a estar sola dentro de mi cabeza.

Es mejor así. Mejor para él. Yo tengo que volver a mi mundo. Vivir con mis decisiones, y las consecuencias de las mismas. Nadie más tiene que soportar esas consecuencias porque nadie más tomo esas decisiones.


Lo imposible es imposible, por mucho que lo pintemos de rosa y le pongamos lazos.