Translate

jueves, 22 de mayo de 2014

Los libros de mi Vida

Es curioso. Hoy llevo todo el día pensando en la gente que entra y sale de tu vida. Lo que te enseñan. Bueno y malo. Lo malo que es fiarse de las primeras impresiones.

Es cierto que no puedes juzgar un libro por las tapas. Ni siquiera por sus primeros capítulos. A veces te enganchan sobremanera, pero luego la historia pierde fuelle con el tiempo. Otras, eres incapaz de soportar las primeras páginas y sin embargo, cuando terminas, ese libro te ha cambiado la vida. Eso pasa con las personas.

Cuando conocí a mi mejor amiga me pareció idiota. No la dirigí la palabra en meses. Se iba siempre con unas pijas redomadas en el instituto y la juzgué por su tapa. Gracias a Dios ella no hizo lo mismo conmigo, mis pintas radicales la dieron absolutamente igual. Ahora leería todos nuestros capítulos de nuevo, sin dudarlo.

Mi hermana, es una de esas historias de superación, lucha y voluntad. Una colección entera de historias, que empiezan y acaban y vuelven a empezar. De esas que te enganchan desde el principio hasta el final y cuya continuación estás siempre esperando leer.

Natalia fue un libro difícil. Hace mucho que no hablo de ella. Fue una historia preciosa de amistad. Un día la vida nos separó y nunca más volvimos a saber la una de la otra. Es uno de esos libros que mencioné al principio, de los que te cambian la vida cuando los terminan. De esos que cuando te sientas a recordar, te dejan un buen sabor de boca.

Nuria fue la gran decepción. Un drama con un final trágico. De los que también te cambian la vida para siempre. Los que te hacen más fuerte, pero a la vez, más triste. Fue muy difícil superarlo, si es que alguna vez lo hice.

Javi es y será mi cuento infantil. De esos que leerías todas las noches. De los que te hacen soñar con los angelitos. Aunque no esté, siempre está conmigo. Aunque no lo lea, me sé la historia. Javi puede que sea el primer libro que coges cuando haces una mudanza. El que nunca puedes olvidar.

Mi hermano es un libro de sorpresas. De esos que tienen muchas cosas escondidas en sus páginas y que por mucho que los leas no dejan de sorprenderte. Con el tiempo se ha convertido en un libro casi de apoyo. De los que necesitas leer cuando algo no funciona porque en sus páginas todo funciona correctamente y cada frase que lees te enseña algo mejor.

Mi prima Bea es un libro de Pearl S. Book. Un libro de concienciación. De los que te enseñan una lección en la vida o simplemente de los que te gusta leer cuando te sientes frágil porque sabes que su historia acabará siempre reconfortándote.

Mi amigo Jorge es uno de esos libros de ideas. De esos que te hacen cabrearte con el escritor pero no puedes parar de leer. De los que cierras y tiras al suelo frustrada porque no compartes lo que estás leyendo y luego vuelves a cogerlos corriendo porque te has quedado a medias y quieres mas. Es de los que te hacen pensar, darle una vuelta a las cosas y luego otra, y otra más, hasta que vuelves a tus ideas y de repente son más ricas todavía.

Toni fue un libro romántico, tierno, de amistad y mucho más. De los que acaban y nunca más vuelves a leer por miedo a que no te vuelva a gustar tanto.

Nora fue probablemente el libro de mi vida. El que más me marco. El que acaba con los protagonistas exhaustos por una trama demasiado intensa. Acabados. De esos que cuando cierras el libro te dejan un vacio que jamás quieres volver a experimentar.

Creo que tengo demasiados libros en mi biblioteca. Algunos simplemente forman parte de la colección. Otros son entrañables. Otros los perdí en mis mudanzas y en algún caso siento una gran añoranza.

Los últimos libros que he leído no me han gustado. Han sido flojos, de los que empiezan enganchándote y acaban desanimándote.

En uno la historia dio demasiados giros, tantos que me perdí en ellos y decidí dejar de leer. La trama se había vuelto eterna, insostenible. La protagonista era demasiado decepciónate. Simplemente no fui capaz de seguirlo, de entenderlo, y decidí cerrarlo.

En el otro la historia cambió. Paso de ser una comedia a un drama en cuestión de segundos. Y cuando llegué a la mitad me di cuenta de que el principio era lo único que había merecido la pena. Creo que ya no quiero saber como acaba, sin embargo, volvería a leer el principio. Quizás en otro libro mejor que sepa sostener la trama hasta el final.

El tercero fue un libro de esos de viaje, de los que compras por no aburrirte y que a veces, y sólo a veces, resultan ser entretenidos. Pero este no fue el caso. El protagonista no tenía por donde cogerle, no tenía sustancia, ni sal, ni nada de nada. La historia era demasiado aburrida y llegué al final, uno de esos finales que parece que el escritor ha inventado para acabar de una vez su ridícula historia, y tiré el libro.


El último fue un diario. El diario de la protagonista de “50 primeras citas”. El que al final quema para no recordar lo que no debe tener. Estoy segura de que esas páginas quedarán en mi memoria más recóndita, puede que incluso las sueñe, pero jamás volverán a mi mente tal y como fueron. Es mejor así.