Translate

miércoles, 8 de mayo de 2019

Gracias

Siempre he encontrado la felicidad dentro de la soledad. No siempre. No. Fui feliz contigo. Me quisiste y me quieres más que a nadie. Yo también a ti. Hasta cuando te he odiado. Pero también era más feliz sola que contigo. Aunque fueras la única persona en el mundo capaz de bailar bajo la lluvia.

Nunca le hablo de ti a mis parejas. Siempre eres mi más bonito secreto. A veces te he escrito aquí. Me ha emocionado saber que me lees. Fuimos una casualidad entre un millón.

Llevo toda una vida volviendo a ti. Pero esta vez tenía que ser yo sola, dentro de mi locura.

"Para", te escribí un día. Para de buscarnos, de encontrarnos... pero nunca paraste. Y yo tampoco. Y a la vez lo hicimos. Nunca a medias y nunca del todo.

He comparado a todo el mundo contigo y nadie estuvo nunca a la altura. Quizás debí aprender antes que nadie es como tú, ni lo será. Quizás debimos aprenderlo ambos.

Siempre vi mi futuro sola. Me he mentido mil veces, pero siempre vuelvo a ese sueño, incluso cuando tengo pareja: Yo sola en medio de un bosque, desayunando.

A veces apareces tú, no lo niego. Pero hace tiempo que eso ocurre pocas veces.

Quizás echo de menos algo de cada persona. Algún detalle pequeño... y no tan pequeño.

De B - Las locuras, la casa de campo, los portales y sus bailes en medio de Sol.
De F -  Las peleas y probablemente el mejor sexo del mundo.
De R - Las risas durmiendo en la calle.
De T - Las aventuras y las risas hasta llorar.
De N - La complicidad.
De J - Aquel que intentó ser sin conseguirlo.
De R - La música, los baños... quizás sólo su voz y su amistad en realidad. Quizás sólo el País Vasco.
De M - Un ramo de flores.
De J - Su comprensión, sus abrazos y la nieve.

De ti echo de menos el sabor de la vida. El primer abrazo sin ni siquiera saber tu nombre. El último abrazo hace cuatro años. Las risas. Las caricias. Los bailes cada mañana. Las cuevas. Los viajes... la cara de la gente cuando entraban en nuestro baño.

Me costó mucho no pensar en ti en estos años. Ser fiel a mi decisión. Pero tenía que ser yo sola esta vez. Estarías orgulloso de mi. Siempre lo estuviste. Y yo lo estoy de ti y de las decisiones que has tomado.

Esta vez se querer sin comparar y eso estoy haciendo. Soy feliz. Más feliz de lo que he sido nunca en mi vida. Incluso más que en aquel piso enano que a veces echamos tanto de menos. Más que tirados en aquel puente de Irlanda. Más que jugando al parchís con velas.

Sonrío cada día. A veces hasta vuelo. Y bailo de nuevo cada mañana.

Gracias por escribirme. Por estar. Por ser. Por quererme hasta cuando me odiabas. Gracias por enseñarme a bailar bajo la lluvia aquel primer día, a andar a ciegas, a destruir muros, por ser mi amigo, mi amante y soporte a veces, gracias por ser el protagonista original de mi poema.

Gracias por rendirte a medias y hacerlo del todo.

jueves, 7 de febrero de 2019

El gran padre

Vamos al otro lado...

El cuento de nunca acabar. J y su gran paternidad.

Vic empezó a quedar con J de nuevo. No es que se fiara mucho pero necesita una figura paterna y después de la segunda decepción con M y pedirme que me echara otro novio y mi negativa al tema... Volvió a intentarlo con su padre.

En fin. El domingo quedó con él para pasar el día y tuvo que salir huyendo literalmente y todo se precipitó.

Ayer fuimos a la mediación. Vic y Nica entraron por separado. Ambos salieron desconsolados.

A Vic le dijo:

Que quedar con él era una pérdida de tiempo.
Que hablar con él era una pérdida de tiempo.
Que era un mentiroso (menos mal que J le grabamos todos y podemos demostrar como insulta y amenaza a los niños)

En fin... Vic acabó pidiendo irse y diciéndole que si consideraba todo una pérdida de tiempo que mejor no se volvieran a ver más.

Con Nica fue peor:

La dijo que no quería saber nada de ella y que si las mediadoras le hacían cualquier documento que le librará de verla que lo firmaba.

Nica sólo le había dicho que podían hablar por teléfono pero si la llamaba tenía que ser para hablar de ella y de sus cosas. Nunca de mi. Y la respuesta de él fue la que os cuento.

Imaginaos el dolor de mi hija.

Por lo visto le tuvieron que llamar la atención con ambos en varias ocasiones porque se pasaba de la raya y no paraba de hablar de mi.

Les echó en cara que yo le había denunciado por malos tratos. ¡A ellos!.
Les llegó a decir que si era tan mal padre, que le denunciaran y tuvieran los cojones de arreglarlo en un juzgado. ¡A ellos!

Las mediadoras le dijeron que sus hijos estaban hartos de juzgados y estaban ahí porque querían arreglar las cosas. Y que dejara de hablar de mi, que se trataba de su relación con sus hijos.

En fin... La gente me pregunta ¿y ahora qué va a pasar?

Ni puta idea, la verdad. Lo que pase, pasará. No se si éstas han visto como es este señor en realidad. Lo mismo no. Lo mismo si.

Yo me pondré en lo peor por si acaso. Pero también seguiré dejando que sean ellos los que se estrellen con su padre. Las veces que lo necesiten. Ya estaré yo ahí para recoger sus pedazos y recomponerlos.

Esta vez estoy muy fuerte mentalmente. Y desahogarme me está sirviendo de mucho.

domingo, 27 de enero de 2019

A mi Madre

A veces me ahogo un poco en la vida y ahí estás tú. Incluso enfadada no faltas.

Te equivocas mil veces. Y con cada error me enseñas lo que es ser un ser humano excepcional.

Aciertas mil veces más. Y con cada uno de tus aciertos me siento protegida y aupada.

Me costó una vida conocerte y cuanto más te conozco, más te quiero, más te admiro y más te necesito en mi vida.

Mujer, madre, abuela, esposa, amiga... A veces eres un pegamento que me une a todo.

Me comprendes incluso cuando estoy desolada y me aconsejas, me haces reflexionar.

A veces hasta tu olor cuando me abrazas es casa.

Después de mil vueltas, mil caminos, mil personas que pasaron por mi vida... De nadie he aprendido más que de ti en esta vida.

Gracias por ser tan increíble. Tan sincera siempre. Tan real y auténtica.

No se si algún día seré como tú. Pero si sé que lo intentaré cada día, porque la vida me dio pocos regalos mamá, pero tú has sido uno muy importante, que cambio mi rumbo con amor, respeto, paciencia y palabras sabias.

lunes, 24 de diciembre de 2018

I'd rather

I've forgotten the moments we've had.
I've forgotten even the problems,
even the silence,
and the mistakes.
I feel we´ve never completed each other.
And now I'm glad to erase
your dark half,
living inside my heart.
I can't hate you
cause I haven't love you that much
I used to hate your shadow
behind me.
I never miss your arms
around me.
I felt I lost something,
in the dark,
of a strange hole,
inside you threw me.
But I've climbed up stronger
And now I'm glad to erase
your dark half,
inside my heart
I can't hate you
cause I've never loved you that much
I've awaken from the darkness.
I've seen my future and
you are not in it
you've never been.
Your world of lies
brakes everything near you
Your selfishness will kill
every good thing inside you
You've never seen us
you've never loved them
And now we are glad to erase you
from our lives.
We can't hate you
cause we've never loved you that much
I will never choose to love you
I choose to live
I choose to love

sábado, 22 de diciembre de 2018

La vida es larga

La vida es demasiado larga. Y eso que la mía será más breve que otras.

He pasado por demasiado. Pero lo que no soporto son mis enfermedades.

Hace poco me dijo mi padre: Tienes que aprovechar, sabes que acabarás en una silla de ruedas.

Lo sé. Claro que lo sé. Pero no sé cuándo.

Lo mismo es este nuevo brote el que me vence. Tengo demasiados órganos mal y demasiadas pocas ganas.

Lo mismo no.

Ya me he salvado dos veces de la silla y dos de morir. Pero se me hace largo. Muy pesado. Y siempre sola.

Acompañada, pero sola. En mi mundo,  tan negro en ocasiones, que me mata.

No es la primera vez que los médicos se equivocan y supero sus expectativas. Pero a veces, como hoy, me gustaría que tuvieran razón.

Estoy cansada. Tanto que me tumbaría a dormir y no me despertaría.

Tengo unos dolores horribles. Mucha presión en mi cabeza, la columna es como una barra de hierro que me ensarta, me arrancaba las costillas una a una, y las piernas... no las siento ni mías ya. Como si fuera un lego hecho con piezas que sobran.

Siempre digo que mi peor brote fue en 2011, pero no lo fue. Tardé un mes en conseguir andar 15 minutos seguidos. Luego me pasaba todo el día dormida por el esfuerzo. Casi muero en el hospital. Ni lo fue en 2014, con mi corazón a punto de estallar.

El peor fue en 2007. Cuando mis piernas dejaron de responder y mis manos también.

No me da miedo morirme. A veces no me importaría. Lo sé, no os gusta escucharlo. Me da pánico no salir de una de estas cosas. Quedarme en medio.

sábado, 15 de diciembre de 2018

Los médicos

De nuevo la misma historia... "lo siento mucho, eres demasiado joven".

En algún momento se quedarán en el "lo siento mucho".

Hoy es un mal día. Demasiado dolor. Mañana será peor. Apenas puedo mover un lado. Me he roto ya dos dedos y ni me he enterado.

No sirve de nada pelear contra esto, ni contra nada.

"Paz emocional para mi cerebro"... pués qué fácil lo pintan cuando no son ellos los que sufren.

Si yo no tengo cura... al menos que la tengan otros. Es lo único que deseo ahora.

domingo, 9 de diciembre de 2018

El hombre vacio

Lo más duro de que cada día cuentes una mentira distinta, es que haces que nada de lo que dices real.
Tus promesas no valen nada, si se las lleva el viento.
Pero lo haces todo igualmente.
Daño cruel e innecesario... me pregunto ¿Por qué?
¿No ves qué no ganas nada? ¿qué no te aporta nada?. Pero si generas tristeza en otros.
Me pregunto a veces... ¿Por qué a nosotros? ¿Por qué a los niños?... pero nunca encontraré respuestas, ni realidad en ti.
Hoy dirás una cosa, mañana otra. A cada uno una distinta. Conmigo les criticarás a ellos, con ellos me criticarás a mi.
Nunca habrá realidad porque la reinventas cada segundo... porque se te escapa entre tantas palabras vacías. Y ya no creo ni que tú mismo sepas cual es.
Ya no siento dolor. Me siento libre de ti. Como si me hubiera quitado un dolor inmenso de encima, que no podía soportar.
A M

miércoles, 5 de diciembre de 2018

El riesgo de amar

Y si te arriesgaras... ¿Qué pasaría?
Quizás morirías en el intento.
Quizás aprenderías a vivir eternamente enamorado.

La opción

A veces te quiero
como si fuera algo
necesario,
como si no supiera
no hacerlo.
Otras veces tengo
la opción
de no quererte
y te quiero igualmente.

A D

A ratos


Tus errores me salpican
sólo a ratos
Tus aciertos me animan
sólo a ratos
Estas a medias, sin estar... a ratos.
A veces vacío... otras medio lleno... pero siempre protegido de nosotros.
Quieres sólo a ratos y desperdicias mi amor todo el tiempo.
A ratos... vislumbro tu camino y está a kilómetros del mío.
A ratos... veo que el tiempo pasa, sin más, y tú no pasas con él.

Para M