Translate

jueves, 7 de febrero de 2019

El gran padre

Vamos al otro lado...

El cuento de nunca acabar. J y su gran paternidad.

Vic empezó a quedar con J de nuevo. No es que se fiara mucho pero necesita una figura paterna y después de la segunda decepción con M y pedirme que me echara otro novio y mi negativa al tema... Volvió a intentarlo con su padre.

En fin. El domingo quedó con él para pasar el día y tuvo que salir huyendo literalmente y todo se precipitó.

Ayer fuimos a la mediación. Vic y Nica entraron por separado. Ambos salieron desconsolados.

A Vic le dijo:

Que quedar con él era una pérdida de tiempo.
Que hablar con él era una pérdida de tiempo.
Que era un mentiroso (menos mal que J le grabamos todos y podemos demostrar como insulta y amenaza a los niños)

En fin... Vic acabó pidiendo irse y diciéndole que si consideraba todo una pérdida de tiempo que mejor no se volvieran a ver más.

Con Nica fue peor:

La dijo que no quería saber nada de ella y que si las mediadoras le hacían cualquier documento que le librará de verla que lo firmaba.

Nica sólo le había dicho que podían hablar por teléfono pero si la llamaba tenía que ser para hablar de ella y de sus cosas. Nunca de mi. Y la respuesta de él fue la que os cuento.

Imaginaos el dolor de mi hija.

Por lo visto le tuvieron que llamar la atención con ambos en varias ocasiones porque se pasaba de la raya y no paraba de hablar de mi.

Les echó en cara que yo le había denunciado por malos tratos. ¡A ellos!.
Les llegó a decir que si era tan mal padre, que le denunciaran y tuvieran los cojones de arreglarlo en un juzgado. ¡A ellos!

Las mediadoras le dijeron que sus hijos estaban hartos de juzgados y estaban ahí porque querían arreglar las cosas. Y que dejara de hablar de mi, que se trataba de su relación con sus hijos.

En fin... La gente me pregunta ¿y ahora qué va a pasar?

Ni puta idea, la verdad. Lo que pase, pasará. No se si éstas han visto como es este señor en realidad. Lo mismo no. Lo mismo si.

Yo me pondré en lo peor por si acaso. Pero también seguiré dejando que sean ellos los que se estrellen con su padre. Las veces que lo necesiten. Ya estaré yo ahí para recoger sus pedazos y recomponerlos.

Esta vez estoy muy fuerte mentalmente. Y desahogarme me está sirviendo de mucho.

domingo, 27 de enero de 2019

A mi Madre

A veces me ahogo un poco en la vida y ahí estás tú. Incluso enfadada no faltas.

Te equivocas mil veces. Y con cada error me enseñas lo que es ser un ser humano excepcional.

Aciertas mil veces más. Y con cada uno de tus aciertos me siento protegida y aupada.

Me costó una vida conocerte y cuanto más te conozco, más te quiero, más te admiro y más te necesito en mi vida.

Mujer, madre, abuela, esposa, amiga... A veces eres un pegamento que me une a todo.

Me comprendes incluso cuando estoy desolada y me aconsejas, me haces reflexionar.

A veces hasta tu olor cuando me abrazas es casa.

Después de mil vueltas, mil caminos, mil personas que pasaron por mi vida... De nadie he aprendido más que de ti en esta vida.

Gracias por ser tan increíble. Tan sincera siempre. Tan real y auténtica.

No se si algún día seré como tú. Pero si sé que lo intentaré cada día, porque la vida me dio pocos regalos mamá, pero tú has sido uno muy importante, que cambio mi rumbo con amor, respeto, paciencia y palabras sabias.

lunes, 21 de enero de 2019

Tu Orgullo

Es curioso como te puede en muchas situaciones.

Medimos a la gente en función de lo que nosotros somos. De lo que nosotros pensamos. Pero nunca en función de lo que son o piensan ellos.

Para entender a alguien tienes que ponerte en su lugar. Pero hay gente que desconoce eso.

A veces la gente hará cosas que hieren tu orgullo. Piensa si de verdad tu orgullo está herido por lo que ellos hacen, o por lo que tú no consigues de ellos.

Yo te quiero. Te lo dije. Pero jamás podré darte nada de lo que me pides. No querer saber de tu vida no es un desprecio hacia ti. Es una protección hacia mi. He visto el daño que haces, el que eres capaz de hacer sin inmutarte... Y me protejo de ti. Pero te quiero igual.

Quizás ya no tanto a ti. No a lo que eres. Quizás solo a lo que creí que eras. A todas esas cualidades que vi en ti y que llevo muchísimo tiempo sin ver.

Lo mismo nunca existieron.

Eso jamás lo sabré. Pero si se que tu orgullo no volverá a hacerme daño, porque ya no le dejaré.

Dedicado a M

lunes, 24 de diciembre de 2018

I'd rather

I miss the moments that we've had.
I miss even the problems,
even the silent,
and the mistakes.

I felt we completed each other.
And now I can't erase
your half,
living inside my heart.

But I'd rather love you
than hate you.
I'd rather try
than forget us.

I miss your shadow
behind me.
I miss your arms
around me.

I feel we are loosing something,
in the dark,
of a strange hole,
inside we've fallen.

But I'd rather love you
than hate you.
I'd rather try
than forget us.

I've awaken from the darkness.
I've seen our future and
I'm here awaiting for you
to go out from that hole.

But you can't alone.
And I can't help you,
cause you can't see me,
cause you can't feel my heart.

But I'd rather love you
than hate you.
I'd rather try
than forget us.

Fighting for you is so hard,
without your heart in the fight.
Fighting for us is so frightened,
by myself alone.

I have to stop forever.
I have to hide my heart.

I don't choose to love you
than to hate you.
I don't choose to try
than to forget.

To you

El error

He cometido un error y no se cuál fue. Quizás fue conocerte, quizás quererte. Quizás fue dar por hecho. Confiar. Creer.

Yo no te ignoré, nunca lo hice. Para mi eras especial... lo eres. Quizás debí ignorarte como dices que hacías tú conmigo. Quizás debí escuchar sólo lo malo. Quizás...

Mi mundo se llena de quizás. De posibilidades. De momentos en los que debí huir.

Todo se reduce a un día. Ese día en el que vi como se rompían los dos años más bonitos de mi vida.

Debí huir. Abandonar. En cuanto vi que yo jamás sería importante. Que siempre estaría ella por delante, que todo seguía cambiando en tu cabeza sólo con las voces de otros que no compartían su vida contigo. Y la mía... jamás sería escuchada.

Pero no lo hice. Te quería. Te creí. A veces aún te creo... en lo bueno. Pero lo bueno solo me lo dices a mi. No tienes valor de reconocerlo delante de la gente.

A veces te creo en lo malo.

Pero te quiero siempre. No consigo cambiar eso. Lo intento. Te odio con cada cambio de guión. Con cada mentira.

Pero odiándote te quiero igual.

Nada cambia. Y yo me asfixio. Y aún así, te quiero.

El error es quererte. El error es escuchar tus palabras "amor infinito", "puertas abiertas", " la única con la que volvería"...

El tuyo es mentir siempre, por norma. Criticar a todo el mundo. En cizaña. Hacer tanto daño gratuito. Creerte con derecho a dar lecciones de vida a gente que es muy superior a ti como persona. Ser superficial, vanal, rácano. Hacer daño hasta a los niños.

Tu error es ser tú.

Dedicado a M

sábado, 22 de diciembre de 2018

La vida es larga

La vida es demasiado larga. Y eso que la mía será más breve que otras.

He pasado por demasiado. Pero lo que no soporto son mis enfermedades.

Hace poco me dijo mi padre: Tienes que aprovechar, sabes que acabarás en una silla de ruedas.

Lo sé. Claro que lo sé. Pero no sé cuándo.

Lo mismo es este nuevo brote el que me vence. Tengo demasiados órganos mal y demasiadas pocas ganas.

Lo mismo no.

Ya me he salvado dos veces de la silla y dos de morir. Pero se me hace largo. Muy pesado. Y siempre sola.

Acompañada, pero sola. En mi mundo,  tan negro en ocasiones, que me mata.

No es la primera vez que los médicos se equivocan y supero sus expectativas. Pero a veces, como hoy, me gustaría que tuvieran razón.

Estoy cansada. Tanto que me tumbaría a dormir y no me despertaría.

Tengo unos dolores horribles. Mucha presión en mi cabeza, la columna es como una barra de hierro que me ensarta, me arrancaba las costillas una a una, y las piernas... no las siento ni mías ya. Como si fuera un lego hecho con piezas que sobran.

Siempre digo que mi peor brote fue en 2011, pero no lo fue. Tardé un mes en conseguir andar 15 minutos seguidos. Luego me pasaba todo el día dormida por el esfuerzo. Casi muero en el hospital. Ni lo fue en 2014, con mi corazón a punto de estallar.

El peor fue en 2007. Cuando mis piernas dejaron de responder y mis manos también.

No me da miedo morirme. A veces no me importaría. Lo sé, no os gusta escucharlo. Me da pánico no salir de una de estas cosas. Quedarme en medio.

sábado, 15 de diciembre de 2018

Los médicos

De nuevo la misma historia... "lo siento mucho, eres demasiado joven".

En algún momento se quedarán en el "lo siento mucho".

Hoy es un mal día. Demasiado dolor. Mañana será peor. Apenas puedo mover un lado. Me he roto ya dos dedos y ni me he enterado.

No sirve de nada pelear contra esto, ni contra nada.

"Paz emocional para mi cerebro"... pués qué fácil lo pintan cuando no son ellos los que sufren.

Si yo no tengo cura... al menos que la tengan otros. Es lo único que deseo ahora.

El karma

Misterioso Karma... actúas casi siempre devolviendo golpes, enseñando lecciones, diciéndonos: "te equivocaste de camino y tendrás que aprender las consecuencias".

Esta vez te equivocas.

Retrocede ya, para por favor.

No sé qué enseñas, no estamos aprendiendo nada. Sólo es sufrimiento.

Quizás no eres tú... quizás es esa enemiga a la que tanto odio... la Vida.

Dila que pare, pídeselo tú. A mi me ignora siempre. Pero basta.

Que no se lleve a más inocentes, para enseñarnos su poder destructor.

Yo ya lo conozco y lo aborrezco...

Para. Retrocede. Por favor. Aliméntate de otros.

domingo, 9 de diciembre de 2018

El hombre vacio

Lo más duro de que cada día cuentes una mentira distinta, es que haces que nada de lo que dices real.

Tus promesas no valen nada, si se las lleva el viento.

Pero lo haces todo igualmente.

Daño cruel e innecesario... me pregunto ¿Por qué?

¿No ves qué no ganas nada? ¿qué no te aporta nada?. Pero si generas tristeza en otros.

Me pregunto a veces... ¿Por qué a nosotros? ¿Por qué a los niños?... pero nunca encontraré respuestas, ni realidad en ti.

Hoy dirás una cosa, mañana otra. A cada uno una distinta. Conmigo les criticarás a ellos, con ellos me criticarás a mi.

Nunca habrá realidad porque la reinventas cada segundo... porque se te escapa entre tantas palabras vacías. Y ya no creo ni que tú mismo sepas cual es.

Ya no siento dolor. Me siento libre de ti. Como si me hubiera quitado un dolor inmenso de encima, que no podía soportar.

A M

miércoles, 5 de diciembre de 2018

El riesgo de amar

Y si te arriesgaras... ¿Qué pasaría?
Quizás morirías en el intento.
Quizás aprenderías a vivir eternamente enamorado.