Translate

domingo, 29 de septiembre de 2013

Hoy te necesito

Hoy te necesito. Como se necesita beber cuando la sed te quema por dentro. Como necesito respirar, comer, dormir… Te necesito como suelo necesitarte, con desesperación absoluta.

Tu voz, tan potente, ronca y dura. Tus palabras, tan sinceras, buenas y tiernas. Tus gestos, tus caricias…

Nadie sabía sacar lo mejor de mi como lo hacías tú. Me dabas alas cuando quería volar, me dabas cobijo cuando tenía frío.

Recomponías cada pedacito de mi corazón cómo si fuera uno de esos puzles que tanto te gustaban, con paciencia, ternura y tiempo. Buscando el lugar exacto para cada uno de los trocitos.

A veces siento que soy un edificio a punto de caer, balanceándome con cada huracán, resistiendo sola, sin mi pilar fundamental, el que recogía todo el peso, el que hacía que me elevara, erguida y consistente, para combatir cualquier viento.

Necesito que vuelvas. Que me acaricies los hombros, que me sujetes la cabeza y me des un beso en la frente, que me digas al oído “nunca te rindas, mi pequeña valiente”.

Recuerdo tus palabras cada mañana, frente al espejo. Me las digo en voz alta, imaginando que estas a mi lado… pero no funciona. “Tu eres fuerte, tu vales, tu puedes con todo”.

Ya nadie cubre ese vacío, nada es lo mismo desde que no estás.

A veces tengo tantas ganas de que estés conmigo, que siento que no puedo respirar. Me ahogo en un mar de desesperación, sin salvavidas, sin ganas de nadar.

Lo se. Ahora mismo me dirías “la gente se va, asúmelo y sigue adelante”. Pero no puedo y nada de lo que me enseñaste para vencer “las mareas” funciona.

Te necesito y se me antoja muy lejano el momento de volver a vernos.
18/09/13