Translate

jueves, 7 de febrero de 2019

El gran padre

Vamos al otro lado...

El cuento de nunca acabar. J y su gran paternidad.

Vic empezó a quedar con J de nuevo. No es que se fiara mucho pero necesita una figura paterna y después de la segunda decepción con M y pedirme que me echara otro novio y mi negativa al tema... Volvió a intentarlo con su padre.

En fin. El domingo quedó con él para pasar el día y tuvo que salir huyendo literalmente y todo se precipitó.

Ayer fuimos a la mediación. Vic y Nica entraron por separado. Ambos salieron desconsolados.

A Vic le dijo:

Que quedar con él era una pérdida de tiempo.
Que hablar con él era una pérdida de tiempo.
Que era un mentiroso (menos mal que J le grabamos todos y podemos demostrar como insulta y amenaza a los niños)

En fin... Vic acabó pidiendo irse y diciéndole que si consideraba todo una pérdida de tiempo que mejor no se volvieran a ver más.

Con Nica fue peor:

La dijo que no quería saber nada de ella y que si las mediadoras le hacían cualquier documento que le librará de verla que lo firmaba.

Nica sólo le había dicho que podían hablar por teléfono pero si la llamaba tenía que ser para hablar de ella y de sus cosas. Nunca de mi. Y la respuesta de él fue la que os cuento.

Imaginaos el dolor de mi hija.

Por lo visto le tuvieron que llamar la atención con ambos en varias ocasiones porque se pasaba de la raya y no paraba de hablar de mi.

Les echó en cara que yo le había denunciado por malos tratos. ¡A ellos!.
Les llegó a decir que si era tan mal padre, que le denunciaran y tuvieran los cojones de arreglarlo en un juzgado. ¡A ellos!

Las mediadoras le dijeron que sus hijos estaban hartos de juzgados y estaban ahí porque querían arreglar las cosas. Y que dejara de hablar de mi, que se trataba de su relación con sus hijos.

En fin... La gente me pregunta ¿y ahora qué va a pasar?

Ni puta idea, la verdad. Lo que pase, pasará. No se si éstas han visto como es este señor en realidad. Lo mismo no. Lo mismo si.

Yo me pondré en lo peor por si acaso. Pero también seguiré dejando que sean ellos los que se estrellen con su padre. Las veces que lo necesiten. Ya estaré yo ahí para recoger sus pedazos y recomponerlos.

Esta vez estoy muy fuerte mentalmente. Y desahogarme me está sirviendo de mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario